foto-con-libros Juan Carlos PAZOS:  Considero a la lengua como algo muy importante en la creación literaria - foto con libros 300x225 - Juan Carlos PAZOS:  Considero a la lengua como algo muy importante en la creación literaria

Juan Carlos PAZOS,  entre sus obras se encuentra un libro de poesía en gallego “Entre falcatruadas e chorros”  Editorial El Taller del poeta, acaba de publicar con la Editorial Poesía eres tú su libro “Claridades de nublan, sombras que iluminan”. Juan Carlos es también novelista con títulos como “Paranoía” y “El libro verde” (esta última de corte autobiográfico).

 

P.- Muchos  autores que son bilingües dicen que escriben sus poemas en la lengua materna y después lo traducen a la otra lengua. ¿Es ese tu caso? ¿En qué lengua escribes tus poemas?

 

R.- Considero a la lengua como algo muy importante en la creación literaria. Por otra parte, escribir para mí es un placer. Como domino el gallego y el castellano, la diversión es doble. Sin embargo, no práctico la traducción; quizás porque constituye una vuelta por los mismos caminos. Relacionado con esto está lo que más odio de la narrativa, aunque sea una de sus partes más importante, lo que más odio de la narrativa es la revisión de lo escrito pues la considero como una labor casi artesanal, también una repetición de lo que has hecho. Realmente, un poco más de paciencia artesanal no me vendría mal.

 

P.- Tu libro está en realidad compuesto por dos poemarios. Claridades que Nublan y Sombras que iluminan, dos títulos con mucho contraste cargados de emoción y sensibilidad.  ¿Podrías explicarnos las diferencias entre dichos poemarios?

 

R.- En realidad, tratan dos aspectos muy parecidos que se juntan en el desengaño amoroso. Al decir, desengaño amoroso no me refiero únicamente en el amor de persona a persona sino también en el amor a una actividad o a una etapa de la vida. Parece claro que en esa afinidad, en esa obsesión que existe en adorar algo más allá de todas las cosas, los momentos de felicidad o claridad traen dudas o nubes, y en los momentos de oscuridad ves luces, aunque sólo sea por lo vivido. En definitiva, se complementan en la felicidad y en la tristeza, pues como dijo Khalil Gibran ambos sentimientos nacen de la misma fuente.

 

P.- Escribes también narrativa. Paranoía es una novela que aún no ha visto la luz y El libro verde se trata de una autobiografía. ¿Encuentras muchas diferencias entre escribir narrativa y escribir poesía?

 

R.- Depende del libro. En Paranoia las diferencias son muchos porque es una novela con inicio, nudo y desenlace, en el que se plantean personajes lineales en cuanto a su discurrir en el tiempo; esto provoca una labor de estructuración en la cual no puedes dejar nada suelto. Con el Libro verde en cambio el proceso fue muy similar al de la poesía pues su génesis apareció como una serie de instantáneas aparentemente desordenadas pero en la cual intento abarcar mediante ese desdibujar una parte de mi vida de trazo desordenada como el libro.

 

P.- La poesía muchas veces es un encuentro necesario con el ser humano. ¿Es tu poesía un encuentro contigo mismo?

 

R.- Con los demás a través de mis experiencias, y desde ellos de vuelta a lo que me ocurre en la actualidad, una autentica retroalimentación que me impulsa en esta gran aventura que es el crear ritmos a través de las palabras.

 

P.- Muchos artistas dicen que cuando crean pasan por un proceso de diferentes estados de ánimo. Se habla mucho de esa personalidad de los artistas. ¿Pasas por esos procesos?

 

R.- En mi caso escribir es un auténtico caos en el que te olvidas de todo y pasas de arriba abajo en menos de una estrofa. Sí, realmente sufro y disfruto con estos cambios de estado que mencionas.

 

P.- Para terminar. Nos puedes decir ¿cuáles son tus autores favoritos?.

 

R.- Son muchos y varían con los años. En la actualidad, disfruto mucho con Jhon Ashbery y Luis García Montero. En épocas de crisis (no como la actual sino espiritual) leía hasta la locura a William Blake (preferentemente su libro Milton) y a Leopoldo María Panero. También me gustan los clásicos del siglo XX tipo Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda u Octavio Paz. Realmente soy muy convencional, también para las novelas en las cuales me inclino por las norteamericanas, por mucho que sean denostadas.


Otras noticias

Menu